Sexo gay: ese gran desconocido

Comúnmente, se considera que las únicas personas que practican el sexo gay son los hombres y mujeres homosexuales, es decir, aquellos que sienten atracción física y emocional hacia las personas de su mismo sexo. No obstante, a medida que ha transcurrido el tiempo, se observan más historias de individuos heterosexuales que practican el sexo gay, como se ve en https://www.marqueze.net/relatos-gay/.

Así pues, mientras algunas personas se preguntan si el mundo está de cabeza, para otros es normal tener una doble vida en la que colidan los comportamientos de una persona heterosexual que vive con un núcleo familiar conformado por su cónyuge e hijos, manteniendo a su vez relaciones sexuales con personas homosexuales de un modo clandestino.

¿Por qué las personas heterosexuales tienen sexo gay?

Entre algunas de las razones para que los heterosexuales tienen sexo gay se encuentra el hecho de que estos piensan que están haciéndole favores a un amigo, interiorizando esta práctica sexual como si se tratara de un acto de diversión y entretenimiento, es decir, un pasatiempo en el que no se involucran sentimientos ni afectos hacia la otra persona con la que se tiene sexo.

Además, estas personas consideran que al mantener relaciones íntimas con alguien de su mismo género, pueden explorar y llegar a sentir los impulsos sexuales que se encuentran en lo más profundo de sus instintos, lo cual les permite volver realidad muchas de las fantasías secretas que durante años, han quedado guardadas como deseos primarios profundos.

Asimismo, durante estos encuentros solo se sacian los instintos, por lo cual estos evitan dar besos, cariño o cualquier tipo de contacto íntimo que implique una connotación emocional entre ambas personas, tal como lo puede ser el acto de mirarse a los ojos.

Del mismo modo, otro de los aspectos que cabe mencionar es el hecho de que estos encuentros sexuales no ocurren con mucha frecuencia, sino que solamente se dan cuando las personas sienten deseos irrefrenables de practicarlos y suelen surgir a partir de que estas tengan problemas amorosos con sus parejas heterosexuales o tras haber consumido alcohol o estupefacientes.

No obstante, lo interesante de este tipo de comportamiento, es que por lo general estos hombres poseen unas conductas en las que manifiestan una posición de rechazo a los comportamientos de los homosexuales, exponiendo que solamente se tratan de “juegos”, lo cual ha valido que miembros del colectivo LGTB, los denominen homosexuales homófobos.

Por lo tanto, para concluir es importante destacar que se presume que los budsexers, que es como se conoce a los hombres que mantienen relaciones sexuales secretas con personas de su mismo sexo y sostienen que son heterosexuales, no asumen explícitamente que tienen deseos sexuales hacia personas homosexuales debido a la influencia que las tradiciones culturales han ejercido en estos.

Esto quiere decir que los esquemas y modelos culturales e ideológicos han configurado las personalidades y sistemas de valores de estos hombres, generando que estos opten por no expresar abiertamente que sienten inclinaciones sexuales por personas de su mismo sexo.